Comentarios

Tona Fernández

Enfrentar una tela en blanco para iniciar una obra, produce en mí una situación expectante.

Es construir, organizar, plasmar a través del color, la búsqueda de un camino a recorrer, sin rumbo e incierto en sus comienzos, vertiginoso y fascinante después que a través de la libertad de mis sentimientos, y luego de una sucesión de hechos impensados, da lugar a la obra, difícil de expresar con palabras pero con profundo sentir interior, con una mágica sensibilidad logrando así su aura mas conmovedora, sorprendente, a veces a mi misma.

Lic. Helena Distéfano – Curadora muestra realizada en Salta en la Casa de la Cultura – 2009

Para Tona exponer sus pinturas esencialistas en su provincia natal, adquiere un sentido íntimo y profundo. Han quedado inalterables, aunque no con la diafanidad de la realidad presente, su infancia y juventud vivida en Salta.

Pero TONA no esta pintando recuerdos, aunque los tiene y muchos; ella a través del color, vuelca imágenes experienciales, metáforas de un sentimiento que probablemente ella misma desconoce.

Con una pincelada que no se queda en lo gestual, TONA

FERNANDEZ concibe el cuadro sin ningún proyecto previo y es el proceso mismo quien la va haciendo ir a campo traviesa en una constante retroalimentación surcando así ese espacio simbólico llamado cuadro.

Las formas van surgiendo y organizándose con espontaneidad a través de un rico cromatismo, hacer y sentir en sincronía, aceptar la proporción de azar y dialogar con ella.

Inquietud, indefinición, sugerencia y una mágica sensación de misterio, hacen que Tona Fernández nos presente sin” representar” un mundo interno dónde aparecen en una continua metamorfosis una niñez y una juventud vividas en un tiempo y en un lugar llamado Salta.

Heriberto Zorrilla

En cada obra de Tona Fernández, el espectador encontrará una propuesta que evita la comprensión verbalizada de la obra. Se concibe la misma como una tentativa de construir un universo abierto a partir del cual el contemplador estará tentado a resignificar la imagen y darle su propio contenido. Para ello no hay pistas más allá de la configuración intrínseca de la pintura.

La pintora adhiere a una concepción esencialista en cuanto el cuadro no es el resultado de un proyecto previo sino un camino, un fluir, en el que la autora, en cada instancia de su hacer, se ve precisada a responder a las exigencias del cuadro, y a su propia necesidad expresiva. De esta manera, el mismo se convierte en la huella de un hecho vital, algo que en definitiva, asocia el trabajo pictórico a la vida misma y lo hace, como ésta, imprevisible.

Tona Fernández nos ofrece, en cada pintura, una posibilidad de acompañarla en ese sondeo del misterio que es el arte, y por lo tanto ocupar con ella el mismo espacio del sentimiento.

Susana Gonzáles Heissenberg

Salteña, trabajadora y buscadora inalcanzable, Realiza una obra original, rica en texturas que intriga y anima al observador. Es sensible pero atrevida, audaz, colorida y vivaz.

Viendo sus trabajos nos hace ingresar en su mundo onírico y mágico.

Durante el desarrollo de su obra va desnudándose, dejándonos ver su alma infinitamente creadora e inagotable.

Su modo de expresarse es único e irrepetible. Sus trabajos son diferentes y nos invitan a seguir indagando en su espíritu creador que ha ido variando a través de los distintos periodos de su carrera artística.

Lic. Pepa Figueroa Cuellar

Tona Fernández, es una pintora que va en camino a su nuevo mundo construido desde una imagen real – irreal; nos muestra en sus obras unas ciudades espaciales en ruinas, reconstruidas en territorios aéreos carentes de reglas, a la racionalidad utópica de Walter Gropius, intenta cambiar la noción del habita, formula su propio imaginario, con un dinamismo irrenunciable, donde la fuerza de los colores contrastantes elevan paredes, construyen casas, cosas que se reflejan en las aguas imaginarias de Ella misma.

El color, espacio que maneja Tona Fernández ­a partir de una generosidad intuitiva, juego, contraste, ritmo, pulsan la tensión dentro de la composición causando una mirada en sus construcciones externas – sustracciones internas, que a partir de la espontaneidad del hacer y la rapidez de la composición hace que el sonido del color concentre sus energías dando lugar a la forma.

En sus pinturas, Tona deja ver esa sustancia misteriosa del artista.

 

  • ¡Hola mundo!
    Bienvenido a WordPress. Esta es tu primera entrada. Edítala o bórrala, ¡y comienza a publicar!.